febrero 23, 2009

Checos, chilenos y chilangos 3 y último – Se van pero se quedan


(Advertencia: Post medio oscuro y tal vez críptico. Se aceptan críticas y reclamos. Pero se aguantan.)

Pues la parte europea de la familia ya regresó a sus gélidos hogares y la parte chilena continuará aquí durante algún tiempo, pero eso ya estaba contemplado. La casa volvió casi casi a su estado normal, con un refrigerador semi-vacío a media semana y el español como idioma oficial. Podría decir que extraño el bullicio de los primos checos y las comidas festivas... pero no, la verdad me agrada recuperar el silencio y la relativa monotonía de mi vida.
Toda esta experiencia multinacional me sirvió para conocerme más, pues aunque yo me concebía como “mujer de mundo”, en realidad me encanta el mundo cuando está allá afuera, a mi alcance cuando abro la puerta de mi casa... no realmente cuando lo tengo dentro de casa. Cosa extraña, ya que se supone que me encanta la variedad y el romper la rutina, pero ahora comprendo que romper la rutina de manera diaria me rompe a mí otras cosas. El ritmo, por ejemplo. Los horarios. La dieta. La salud.
Me ha resultado interesante ver lo control freak que soy, lo frágil que es mi equilibrio de trabajo-casa-vida personal cuando se agregan imprevistos a la situación, lo irritante que me resulta incluso el percibir olores diferentes en la casa (ajo a las 11 de la mañana, por ejemplo). El cambio es bueno... cuando yo pongo las reglas.
Ahh... las trampas del ego. Yo quiero, yo no quiero, yo necesito, yo controlo, yo sufro.
Lo bueno es que todos tenemos familiares que llegan de visita y nos pueden dar un muy cariñoso reality check... y un zape.

3 comentarios:

FerGil dijo...

Me gustó eso de que "el mundo te gusta, pero fuera de casa". A mí en lo personal, no me desagradan esas visitas que nos rompen sacan de la monotonía, pero admito que disfruto mi rutina cotidiana...

Gracias por tus comments en mi blog!

Kishiria dijo...

la familia, no puedes vivir sin ella pero tampoco lejos de ella

Gabriel Gray dijo...

Como dirían unos tíos, no puedo vivir sin esa familia, aunque que te puedo decir o siempre quieres a tu familia cerca o hay veces que quieres a tu familia lejos, es lo malo, siempre somos muy contradictorios, pero disfrútala todavía que tienes a la mitad en tu casa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...