octubre 14, 2009

No te conozco

“Disculpe que no le reconozca... ¡he cambiado tanto!” – Groucho Marx
Esta cita me la robé de uno de mis blogs favoritos, porque me parece genial. Cuando encontramos a un viejo amigo solemos decir o pensar “¡estás igualito!” o “fulanito no ha cambiado nada”. Y nos vemos al espejo cada día reconociéndonos como los mismos de ayer, creyendo a ciencia cierta que seremos los mismos mañana. Y no, ni el amigo de la primaria es el mismo de hace butimil años, ni yo soy la misma de ayer. Por eso me parece genial la cita: cuando nos encontramos y nos reconocemos (o no), ¿eres tú a quien veo o lo que veo es sólo la imagen que guardo en mi memoria?

Desde que me uní una popular red social me he reconectado con amistades de hace años y he fortalecido los lazos con gente a la que conocí brevemente, pero con quienes descubro similitudes. Todos me enriquecen, todos me contagian su joie de vivre y todos me sorprenden. Desde las amigas de la secundaria (¡hola chicas!) hasta gente que he conocido más recientemente, siempre hay algo qué descubrir y algo que recordar. A veces incluso recuerdo cosas de mí que ya había olvidado. Y ni qué decir de los aspectos ocultos de mis familiares, que en el fértil campo del ciberespacio florecen y se multiplican.

Ahhh, ¡y la emoción de los reencuentros en vivo y a todo color! “¡No has cambiado!”... Oh sí queridos amigos, claro que hemos cambiado. Carreras, trabajos, matrimonios, divorcios, hijos, mudanzas, colores de pelo, ropita, creencias, intereses, enfermedades... la lista es interminable. Pero aún así, sigo viendo en ustedes buena parte de mis recuerdos. Borrosos, distorsionados. Dulcificados a veces. Exaltados o disminuidos. En ustedes veo lo que era yo cuando nos tratábamos de cerca. Algunas veces es lindo, otras no tanto. Y me pregunto cómo me ven ustedes... ¿pero importa eso, importa cómo los veo y cómo me ven, con este enorme filtro que es la memoria? Quiero, amigos míos, verlos como auténticamente son ahora, en este instante, no como quiero que sean. O como creo que deberían ser.
Nacha Guevara cantaba: “Ah, qué hermoso es el tiempo pasado, cuando la memoria lo ha empañado”. El pasado se ha desvanecido, el futuro todavía no está aquí, lo que necesitamos ahora es un hermoso tiempo presente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya q hemos cambiado, yo almenos ya no estoy con mis padres aunq ellos si estan vivos aun ... bueno yo tambien pero me refiero q ahora yo tengo marido y 2 niñas q conforman mi familia, 2 gatos y un solovino solova, he madurado a golpes y porrazos pero ahi voy, emprendiendo negocio, y q crees yo q juraba no podia vender ni un chicle resulta q si puedo ... bueno chicles no, pero biodegradables si...
y verte fue padrisimo, hemos cambiado si pero para mejor, a ti te veo mas segura, menos timida yo tambien ya no soy timida, vamos tampoco bailo sobre las mesas pero supere muuucho... x cierto cuando un cafecito? Diana Rdz

Elisol dijo...

Una evidencia más que las redes sociales funcionan.

Qué bueno que te reconectaste con viejas amistades.

Un abrazo!

Kishiria dijo...

Aún así te das cuenta que debes de vivir en el pasado y vivir en el presente

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...