noviembre 15, 2011

Boston Tea (without) Party 1 - de pisa y corre

Hace unas semanas viajé a Boston, Mass. por motivos de trabajo. Hermosa, hermosa ciudad... que no tuve oportunidad de recorrer. Lo único que conocí fueron las calles cercanas al hotel donde me hospedé, que por suerte está en una zona encantadora.
El clima fue todo un tema. Se anunciaba un descenso dramático de temperatura (del que fui oportunamente avisada por una querida amiga que vive allá), así que cambié mi plan de vestuario para incluir más suéteres y demás prendas abrigadoras. La noche en que llegué todo se antojaba un poco exagerado, pues la temperatura era agradable, pero en la madrugada empezó a llover y a enfriar, así que para el amanecer ya se sentía el frío intensito y la llovizna (un poco de aguanieve, incluso) no cesó en todo el día. Así que a desquitar el sueldo trabajando en interiores.

Un detalle curioso: mi hotel estaba dentro de un centro comercial, que a su vez se conectaba con otros centros comerciales, edificios de oficinas, hoteles, tiendas de lujo y edificios de departamentos mediante puentes recubiertos de vidrio que pasan sobre las calles. De esa manera unas cinco manzanas grandes quedan unidas, sin que se tenga que salir a las inclemencias del tiempo para ir de un lado a otro. Pero aprovechando que el segundo día de mi estancia (viernes) amaneció helado pero con un sol encantador, salí a caminar un rato por la mañana para conocer lo que pudiera y tomar algunas fotos.

Aires de la antigua Nueva Inglaterra

Modernidad y tradición

El parque Boston Commons, favorito de todos
Bello en verdad. A un par de cuadras del hotel está la calle Newbury, zona de boutiques, restaurantes (yomi), hotelitos minúsculos y encanto por doquier, todo enmarcado por casas victorianas perfectamente preservadas. ¡Una delicia!

Boutiques de moda y gente ad hoc

¿Qué historias guardarán esos áticos?
Los reportes meteorológicos ya hablaban de otra baja de temperaturas, con posibles nevadas por la noche. Cosa extraña, considerando que el otoño de Nueva Inglaterra no suele ser tan frío. Pero lo mejor (no para los nativos) estaba por venir: se anunciaba tremenda nevada para el sábado 29 de octubre, justo antes del muy animado Halloween y en un día en que mucha gente hace fiestas y reuniones.

Así que entre el trabajo, las juntas, el tratar de verme presentable y no congelarme en el proceso (maldita manía gringa de poner el aire acondicionado como si fuera Acapulco... y la calefacción como si fuera Groenlandia), me toco ver por la tele la casi-histeria de un pueblo que maneja muy bien las nevadas invernales, pero que estaba frustradísimo por tener nieve tan temprano en el año. Boston mismo no sufrió gran cosa, apenas me tocó ver un poco de nieve acumulada en las aceras a la mañana siguiente, pero ningún copito cayó sobre mi cabeza resguardada por gorrito de mi propia factura (je je, pretextos para lucir los tejidos). Al este y sureste de la ciudad sí cayó mucha nieve, a nosotros casi sólo nos llegó el frío.

Y yo nomás viendo los autobuses turísticos ir y venir frente al hotel, sin tiempo ni oportunidad para dar un buen tour por esta ciudad histórica. Oh, qué pena...
Y en la siguiente entrega, historias de llegadas y salidas accidentadas.

2 comentarios:

marujims dijo...

que envidia boston es uno de los lugares que me gustaria conocer, y mas si tiene nieve, mis sobrinas vivieron por alla una temporada.

Helga dijo...

Una de mis gentes también anduvo por allá en un congreso hace unas semanas (se me hace que ha de haber ido a la misma tienda de estambres que tú porque una foto que publicaste de una madeja se parece mucho a lo que ella trajo), capaz y se toparon en la calle sin saber :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...