febrero 06, 2012

Trapitos al sol


La gloriosa Dita Von Teese NO aprueba mis trapitos 
Intento simplificarme en varias áreas de mi vida, pero la verdad es que me complico la existencia innecesariamente. Para muestra, he aquí mi oscuro sistema de clasificación del vestuario que, aunque no tengo una cantidad impresionante de prendas, en mi mentecita ociosa casi todas tienen una función particular.
En orden decreciente de elegancia, estas son las categorías que habitan (en controlado desorden) dentro de mi clóset:
  1. Vestidos formales, adecuados para bodas, fiestas y cenas de caché - Categoría vacía. No he ido a una boda desde la mía, hace algunos años. ¿Fiestas y cenas elegantes? Nop, tampoco. Eso sí, me acabo de comprar un bolsito de noche pre-cio-so que conseguí con un descuentazo. Sólo me falta el resto del outfit
  2. Ropa semi-formal, para graduaciones, reuniones y etcéteras - Compuesta por dos pantalones decentes y un par de blusas lucidoras, y se cuela un vestido muy funcional. Ahí la llevamos.
  3. Formal de trabajo - De repente hay que visitar a los clientes o asistir a seminarios, así que con los pantalones mencionados y un par de blazers me defiendo. Ah, y mis blusas y playeras son multiusos, así que estoy del otro lado.
  4. Casual pero presentable - Aquí entran desde los jeans decentes hasta las playeras con aplicaciones llamativas. Con un buen par de zapatos estamos cubiertos para cualquier eventualidad.
  5. Casual para el súper - Oh sí, tengo contempladas esas salidas domésticas en donde la comodidad se impone pero tampoco se vale andar en garras. Digo, no hay por qué asustar a las cajeras del banco o el supermercado. Jeans, playeras y suéteres. Done.
  6. Para trabajar/hacerla de ama de casa - Aquí empieza a cambiar el asunto. Como paso mi vida laboral tras la computadora y sólo me comunico con el público por teléfono o e-mail, los jeans y las sudaderas bastan. Pero estoy borrando esta categoría y fusionándola con la anterior, para quedar en "casual" a secas.
  7. Descanso/trabajo físico/hoy-no-salgo - Puro, total y aboluto confort. Pants y ropa aguada en general. Imágenes sólo aptas para maridos amorosos, mascotas y personal médico. Las subdivisiones para calor y frío extremos pueden ser terroríficas, pero tolerables después de la primera impresión.
  8. ¡Ay nanitaaa! - Sólo mis gatos, perros y tortugas me han visto así. En serio, ni mi esposo conoce estas prendas (dos o tres, nada más). Fachas sólo aptas para pintarse el pelo, ponerse mascarillas de barro o lidiar con materiales peligrosos. Cardíacos absténgase.
No se asusten, mi clóset es de tamaño modesto, ya que la mayor parte de mi ropa es coordinable entre sí. Nunca compro una prenda si no me combina con por lo menos dos cosas más que ya tenga. Y tenemos también la ropa de deporte (uy sí, qué atlética) y las pijamas, pero tampoco es gran cosa. Sin embargo, me da risa mi propia complejidad. Gratuita, inútil y ridícula complejidad... ¡pero cómo me divierto!

4 comentarios:

marujims dijo...

jaja mira como nos parecemos pues podria decir que son las mismas divisiones que hago yo por supuesto la parte elegante casi siempre esta vacia y hay que pedir prestado a la familia o a quien se deje.

Ale dijo...

ohhhh y que no se case un primo :S jajaja ¿¿ que me pongoooo??? jajaj to tengo mis chanclas de pintar,o trajinar,, como les digo,,, tienen huellas de mis aventuras ,, jaja, tenía ropa tmb.. pero baje de peso y se me caía,, jajaja tenia manchas de todas las veces q ue pinté la sala :)

Helga dijo...

Wow, super organizada! Yo más bien me obsesiono en tener las cosas por color independientemente de su función, aunque tengo que confesar que a últimas fechas nisiquiera eso he hecho y mi closet está hecho una revoltura.

Anónimo dijo...

"Ay nanitaa" jajaja como me he reido, si me vieras cuando ando con ese look!!!! Ale Ortiz

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...