agosto 05, 2012

Una noche en la ópera

Una de estas tardes la lluvia habitual se convirtió en tormenta, con rayos y todo. Dos rayos casi consecutivos cayeron muuuy cerca de la batioficina y ¡pum!, apagón inmediato. La lluvia pasó pronto, pero la energía no regresó ni se veía para cuando podría regresar, así que una vez que las baterías de respaldo se agotaron y ya no había nada más que hacer en cuanto al trabajo, mi jefe/consorte me preguntó "¿quieres ir al cine?" y por supuesto la respuesta fue un rotundo ¡SÍ!

Llegamos a los cines en hora pico, con sorprendentes aglomeraciones dado que era un martes (¿o lunes?), pero en época de vacaciones y con los estrenos de verano a tope creo que es lo normal. En fin, me resigné a hacer una laaarga cola en las taquillas de las salas "normales" mientras mi esposo corría a ver las opciones en las salas VIP (ay sí chulis). Regresó al poco rato ondeando los boletos y me apuró a entrar en la sala que nos correspondía, apenas unos 5 minutos antes de que empezara la película Ana Bolena. Ahhh, yo no sabía que había tal película en cartelera... y cuál no sería mi sorpresa que al ver el cartel en la entrada de la sala resulta que era ¡una ópera!
¿A la ópera, dices? Deja me arreglo un poco... (Fotografía de Cecil Beaton, 1948)
Desde hace algún tiempo el Auditorio Nacional de la Cd. de México transmite en directo y con tecnología HD las funciones de la temporada del Metropolitan Opera House de Nueva York. Aquí pueden ver la cartelera para la temporada 2012-2013. Pues resulta que, al parecer, una vez terminada la temporada van a poner esas mismas óperas en el cine, en este caso fue una sala de la cadena Cinépolis. La verdad, la experiencia fue espléndida, pues en la sala VIP puede uno pedir comida y bebidas a la carta, con servicio de meseros, y las butacas tipo sillón reclinable son una delicia, una gran ventaja al asistir a una función de más de 3 horas corridas. Si bien la sala no estaba totalmente llena, la cantidad de gente era muy respetable y apenas la primera fila de butacas quedó vacía.

Tal vez a los puristas no les cuadre esto de ver la ópera filmada, pero creo que es una excelente manera de acercarse al gran público. Por supuesto que yo sueño con el día en que pueda ir a una función de gala en un gran teatro, luciendo un vestido largo y guantes arriba de los codos (opera gloves, of course), pero ya llegará ese momento. Por ahora, los jeans decentes y una pashmina para protegerme del aire acondicionado estarán perfectamente acordes con el ambiente de los cines en el centro comercial más cercano. 

La función fue excelente, sin anuncios ni cortos al inicio, ni intermedio entre los actos. Eso sí, son como 3 horas de música y canto, pero la verdad el tiempo vuela al sumergirse en la historia, trágica en el caso de esta ópera en particular, pero soberbiamente actuada, cantada y ambientada. Además, con la ventaja de estar subtitulada, la ópera se hace accesible y puede uno seguir la trama sin problemas. La imagen es perfecta, el sonido hace justicia a la belleza de la música y toda la puesta en escena está pensada para filmarse y transmitirse con una fidelidad extrema. Cada detalle del vestuario y maquillaje está cuidado al máximo... y qué les puedo decir, mejor vean una muestra de uno de los momentos más dramáticos, cuando el rey Enrique VIII acusa a Ana Bolena de haber cometido adulterio:

La cantante rusa Ana Netrebko es un portento. Hermosa, tremenda y con un rango vocal enorme, llena el escenario e interpreta impecablemente este papel que, según ella misma dice, es uno de los más demandantes para las cantantes. Los caballeros hacen también lo suyo con gran virtuosismo y, en general, siento que las voces e interpretaciones de todos son frescas y modernas. Bueno, qué voy a decir yo, si lo poquito que he escuchado de ópera ha sido gracias a la popularidad de aquellos Tres Tenores en los 80's y 90's del siglo pasado (uuhhhh...) y algunos cd's de conciertos especiales que andaban rodando por la casa en ese entonces. Pero gracias a esta nueva forma de ver ópera ya me volví fan, así que estaré checando las carteleras para ver más obras... desde la comodidad de una butaca acolchadita y con sushi al alcance de la mano.

2 comentarios:

Ale lu dijo...

Ya hasta se me antojó!

Y justo ahora estoy viendo por internet la serie de Los Tudors, así que me interesó Ana Bolena, no sé si en los Cinépolis de aquí estará disponible la opción, lo dudo, pero checaré la cartelera, gracias por la recomendación!

Carmen Tye dijo...

Oh que rico!!
Obvio que aqui no nos llegara pero si soñamos... tal vez!

Gracias por la esplendida narracion!

besitos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...