marzo 30, 2009

Crónica de una dieta anunciada 2 – Frenemies

Frenemies es un neologismo gringo que supone la unión de friends y enemies. O sea, no puedo vivir contigo, pero tampoco puedo vivir sin tí. En mi transitar por el mundo de las dietas me he encontrado con estos personajes alimenticios, a los que considero mis frenemies:
El germen de trigo, o de brócoli, o de alfalfa
Muy bueno para engrosar los sándwiches y hacer que un triste pan con una tajadita delgadísima de pechuga de pavo se vea más llenador. Pero a veces no me sabe a nada y a veces me sabe a cloro. Yuck.

La gelatina light

Es algo así como un postre placebo: pocas calorías y algo de sabor dulce para engañar al cerebro. Pero hacerlas es una fiaca, y al ritmo que las consume mi familia, tengo que hacer por lo menos dos a diario. O llenar el refri con puras gelatinas.

Las galletas y panecillos integrales

Estas en particular son duras, duras, duras. Si se presenta la necesidad, podría apedrear granaderos o mujeres adúlteras con ellas. La ventaja (?) es que me están fortaleciendo las mandíbulas.
(Fotos: de mi cocina para el mundo)

4 comentarios:

the lil princess dijo...

Uy eso de las galletas integrales es tan cierto... yo tengo antojo de gelatina pero me da una flojera hacerla.

Kishiria dijo...

yo tengo la teoría que son carton corrugado procesado...

paularincones dijo...

Cada vez que me como una barrita de cereal o una galleta de esas de mucha fibra, siento que estoy masticando aglomerado. Guácala

Özer dijo...

La foto de las galletas me recuerda a los guerreros de terracota chinos. Lo curioso es que ya hasta me están gustando (las galletas, no los guerreros).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...