abril 13, 2009

D. F. Ink

Hay Miami Ink, hay L. A. Ink, y hace relativamente poco descubrí que hay una muy robusta cultura “ink” en el D.F. Me refiero a los tatuajes, sus artistas y sus fans. Fans a los que me he unido.
Hace algunos años los tatuajes me parecían cosa de metaleros y motociclistas. Y de adolescentes rebeldones que al paso de los años se arrepentían profundamente de los dibujos plantados en su piel. Y aquí estoy ahora, bastante lejos de la adolescencia y de las crisis existenciales de los treinta años, luciendo mi primer tatuaje, después de un año de investigaciones, pruebas, echadas para atrás y reconsideraciones.


Mis pesquisas me llevaron a considerar tres estudios en el D.F. para hacerme el susodicho tatuaje. De los tres, elegí Evolution Tattoo por sus buenas referencias y porque tienen un especialista en caligrafía. Justo lo que necesitaba. Cuando fui a averiguar en persona y a hacer la cita, me encontré con la sorpresa de que la clientela distaba mucho de ser exclusivamente metalera y motociclista: una parejita de novios, una chica oficinista, un gringo muy formal y de mediana edad... gente parecida a mí pues.
¿Cuántas personas habrá ahí afuera que, calladitos, calladitos, llevan sus tatuajes bajo el traje o la blusa, simplemente como una expresión personal? ¿Cuántos como yo eligieron esa forma de marcar un momento de sus vidas, un cambio, una pérdida, un encuentro...?
En mi caso, mi tatuaje es tanto la marca de un cambio como el recordatorio de un compromiso. El momento en que decidí hacérmelo fue muy importante y lo seguirá siendo. La edad que tengo me permite tener la certeza de que no me voy a arrepentir de la marca en mi piel más adelante. Y la experiencia en sí fue iluminadora: el dolor del procedimiento es intensito pero soportable, la técnica y la higiene son fundamentales, los tatuadores profesionales son verdaderos artistas, y las endorfinas que liberó mi cerebro hicieron que saliera del estudio feliz y eufórica, como si me hubiera tomado unos tequilitas con los amigos y sin temer la cruda posterior.
Y lo más sorprendente de todo: ya estoy planeando con alegría cómo va a ser mi segundo tatuaje.

(Saludos a Roy y a todos en Evolution, son realmente profesionales)

9 comentarios:

FerGil dijo...

Mmmmm... wooooras, yo pensaba que sólo los adolescentes se tatuaban... 'ira tú lo que viene uno a ver en la blogósfera. Qué quiere decir tu tatoo?

the lil princess dijo...

Wow me gusta tu tatuaje, estoy deacuerdo con que hay que pensar muy bien lo que se quiere hacer uno y si esta uno lito p[ara tener una imagen para toda la vida.

Beth dijo...

padrisimo que te quedò el tatoo, me gustarìa que nos comentaras que significa.

Saludos!

Özer dijo...

Gracias a todos. El tatuaje es un mantra budista en grafía tibetana: Om Mani Peme Hung. Es el mantra del Buda de la Compasión (Chenrezig en tibetano), muy significativo para mí. Y sí, es una decisión que hay que evaluar mucho, porque se queda contigo para toda la vida. ¡Saludos!

· Ademyr · dijo...

genial el tatoo ehh !!

y mira que me cae re bien eso de saber lo del estudio evolution, yo andaba buscando justo alquien especialista en grafia !!

y pues ya felicidades :)

Kishiria dijo...

que bonito se ve, la verdad

japegamx dijo...

Se ve muy padre tu tataje. Gracias por la recomendación, precísamente ando viendo dónde hacerme un tatuaje y creo que visitaré el lugar que comentas.

Saludos.

Doña M dijo...

Tengo tatuado Om Ah Hung en el hombro, junto a unas mariposas que me hicieron en Evolution... hace como un año. El mío está en sánscrito.

Mi mantra, no mis mariposas.

A mí todavía me faltan unos 10 tatuajes...

Yunen de Dios dijo...

Hola! Oye, tú o alguien de aquí sabe qué fue de Roy? O cuál es su apellido? Me hizo unas rosas hace años y lo estoy buscando.. Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...