junio 08, 2010

Defender lo indefendible

Lo indefendible es México. Deveras que ya no encuentro por dónde explicar y explicarme el comportamiento de mis compatriotas, desde las altas autoridades hasta los ciudadanos de a pié. La violencia rampante, las muertes a la vuelta de la esquina, el crimen, la corrupción, la franca estupidez (¿me estás oyendo Bazbaz?), la basura y un interminable etcétera ya me tienen Hasta La Madre. Por razones familiares frecuentemente tengo que responder las preguntas de mis parientes extranjeros cercanos y lejanos con respecto a este país y su situación... y la verdad ya no tengo respuestas. Las afectaciones que he tenido personalmente a lo largo de los años, producto de la incapacidad (mental) de nuestros gobernantes han sido moderadas, pero muy muy molestas. Pero el miedo de que algo verdaderamente terrible me (nos) pase está siempre ahí. Conozco muy de cerca a gente que sí ha sufrido esas cosas terribles. ¿Se puede seguir viviendo así? ¿Se puede seguir viviendo aquí? Yo tengo alternativas, creo, ¿pero qué pasa con la gente que no tiene para dónde correr?

Hace unos días recibimos en casa una llamada de extorsión. No es la primera vez y me temo que no va a ser la última. La bateamos como mejor pudimos y los delincuentes simplemente dejaron de molestar y pasaron al siguiente número en su lista (¿eras tú, acaso?). No basta con sacar el teléfono del directorio de Telmex (quienes, por cierto, no le dan al usuario de la línea la información referente al número del cual le llamaron, pero bien que se dejan “robar” las bases de datos de nuestros números), pues los teléfonos de todos están flotando por ahí, en bancos, tiendas, editoriales a cuyas publicaciones estamos suscritos y en otros muchos lugares. Datos que acaban vendidos al mejor postor, sin que nuestras “autoridades” hagan nada. Por cierto, acabo de decidir que NO voy a contestar el censo de población. No es por instigar (o sí), pero ¿quieres que ojos ajenos sepan cuántas habitaciones, focos y habitantes tienes en casa? ¿O ya de plano me estoy viendo muy paranoica?

Me carga admitirlo, pero es cierto lo que me dicen en casa: en México no hay gobierno, no hay autoridades, no hay policía. México es un estado fallido.

7 comentarios:

FerGil dijo...

Alguna vez escuché decir que era un milagro que TANTOS mexicanos se detuvieran en cada alto, porque era por puritita buena voluntad que lo hacían. ¿Por qué? porque no hay autoridad alguna que haga respetar la ley en el país. Hay incluso los que se pasan un alto JUSTO FRENTE a la patrulla de tránsito, y lo hacen con la risa del impune.

Por supuesto, pasarse un alto es una tontería en el amplio panorama de los crímenes cometidos diario en el país (sin necesidad de listarlos) pero es un ejemplo perfecto de la ausencia del Estado en la vida diaria.

Si, yo también pienso que México es un estado fallido, y si la cosa no es peor, es por puritito milagro.

Carmen Tye dijo...

ora si me agarraste fuera de esquina.. No hay pa' donde en este pais desgraciadamente..

Hemos recibido las mendigas llamadas de extorcion y bendita sea hemos salido, pero si me tiene harta!!

Abrazo!

Zorombático dijo...

Mi querida Özer, estoy de acuerdo en todo, pero no en lo indefendible de la acción de defender.
Estoy de acuerdo en que estamos en un país corrupto y sin justicia, pero también creo (y me duele mucho) que nosotros mismos somos los culpables por no haber hecho nada nunca. Y tal vez esto suene demagógico, pero ¿cuántas veces hemos permitido al gandalla? ¿cuántas veces hemos tolerado al ladrón? Para que el país mejore, me queda claro que sólo quedan las pequeñas acciones positivas, y perdóneme pero no estoy de acuerdo con no dejar pasar a los del censo, ellos son los menos culpables, me refiero a hacer pequeñas cosas que eduquen a los maleducados. Éstos son los que nos están rebasando, y humildemente, es lo que creo que hay que defender.

Reciba un abrazo bien fuerte desde Cancún.

FerGil dijo...

Umm... pensando más en esto, creo que estoy de acuerdo que las pequeñas acciones son el camino correcto para el ciudadano común, ese que no tiene cargos en la SEP, en la Corte o como Diputado.

Educar a nuestros hijos, dar buen ejemplo a nuestros vecinos, la suma de pequeñas cosas que reducen el caos de nuestro país en su minúsculo porcentaje.

Si, es ridículo que eso sea el único aporte que podemos hacer, pero si no lo hacemos, es IMPOSIBLE que algo mejore.

Yo también voto porque le abras al chavo del INEGI. Es parte de nuestra responsabilidad ciudadana, creo.

Agh! La ingenuidad muere al último, no?

Paula dijo...

Me pusiste el dedo en la llaga, amiga mía. Yo siento tanta impotencia, me desespera escuchar las noticias, ver cómo los derechos están tan mal repartidos, cómo permiten a un grupito protestando provocar un caos vial de grandes dimensiones (pero eso sí, promovemos el uso de la bici y decretamos el uso obligatorio del transporte escolar para reducir la contaminación ambiental) o cómo dejamos que los chupasangre que tenemos por diputados, senadores y asambleístas hagan todo lo que hacen. Son tantos los absurdos que vemos y oímos que dan ganas de llorar. Yo no confío en los políticos ni en los servidores públicos, me da tristeza pero es así.

Yo también pienso que cada uno de nosotros tenemos la obligación de generar el cambio a partir de nosotros mismos. Yo no soy mexicana, pero hace casi 30 años que vivo aquí. Mi país también festeja su bicentenario en este año y a ninguno de los dos les veo motivos para festejar, pero me duele más la realidad de México porque es la que veo todos los días. Sé que este pueblo tiene mucho para dar, es un pueblo fuerte.

Me alegro que la llamada no haya pasado a mayores. Te juro que cada vez que veo en el identificador un número que no conozco o el famoso "no disponible" la pienso antes de contestar.

Te mando un beso grandote, Özer.
paularincones

Xochilt Lanezi dijo...

A mí me duele muchísimo mi país; me duele que acá en el extranjero cuando se menciona a México solo se hable de corrupción y de narcos. Me canso de repetir a quien quiera escucharme que nuestro país es mucho más que eso.
Cierto que estamos mal, y que todo se vé tan enredado que es dificil encontrar una solución. Pero confío en que esto algún día pasará; pienso que todo se ha recrudecido porque el actual gobierno está luchando contra le narcotráfico, porque se ha negado a negociar con ellos, no lo creeis?

Desde acá afuera yo veo signos de mejoría, porque la sociedad mexicana se está volviendo inconformista; que es el primer paso para exigir a nuestros gobernantes que cumplan y que trabajen.
Ya pasaron aquellos años en que teníamos una actitud sumisa aceptabamos todo lo malo con resignación.

La solución es no callarse, denunciar, pero también cumplir como ciudadano.

Özer dijo...

Gracias a todos, bien lo dicen, la solución somos cada uno de nosotros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...