junio 15, 2010

Viviendo en el pasado

Cuando era niña me encantaba que mi mamá me llevara a su oficina. De vez en cuando tenía que trabajar alguna mañana de sábado, así que le pedía permiso a su jefe para llevarme y mientras ella hacía sus labores yo le ayudaba a engrapar hojas, llenar sobres, o cualquier otra actividad adecuada para mi corta edad. Y yo me sentía soñada en la Gran Oficina de la Corporación Multinacional donde laboraba mi amá.
Hace poco estaba yo navegando los mares del interné y me encontré con un blog de cotilleo fashionista (ya saben que me encanta el tema, je je) particularmente interesante. Entre otras muchas cosas, en algunas entradas los autores comentan la relación vestuario-carácter de los personajes femeninos de la serie Mad Men que se transmite en Estados Unidos. Yo no he visto el programa, pero el hecho de que esté ambientado en los años sesenta me llamó la atención, por los retos que esto implica en el área de vestuario. Los sesentas son una época lo suficientemente cercana para que por lo menos una parte del público recuerde las modas y estilos de esa era, por lo que los diseñadores y ambientadores deben ser particularmente cuidadosos para dar el look correcto a la serie. Entre las muchas fotos que hay en las diferentes entradas dos me llamaron la atención porque...


¡Esa oficina es idéntica a donde trabajaba mi mamá! Desde los canceles de vidrio con marcos de madera, hasta los escritorios con patitas metálicas y los plafones del techo, el déja vu me atacó muy grueso. La única salvedad es que la imagen retrata una oficina de principios de los sesentas... y yo debo haber visitado el trabajo de mi mamá por primera vez hacia la segunda mitad de los setentas. ¿Así que la Gran Corporación imitaba el estilo de las oficinas gringas de más de diez años atrás?
Y la otra estuvo peor:
¡La máquina de esta chica es igualita a la que yo usaba en la clase de mecanografía en la secundaria! Bueno, si me iba bien usaba las máquinas eléctricas IBM, pero como era bastante piedrita para la mecanografía por lo general me tocaban los primitivos aparatos mecánicos del fondo del salón. El punto es que yo (ehem) estudié la secundaria bien entrados los años ochentas, así que estamos hablando de más de veinte años de distancia con respecto a la escenografía que aparece representada en la foto.
Así que, o los escenógrafos de la serie están errados en sus diseños o... en México estábamos muuuy atrasados en la tecnología y la arquitectura de oficinas. Creo que la brecha se ha acortado mucho en algunos lugares de trabajo en este país, en donde los trabajadores cuentan con muebles y aparatos súper-modernos o por lo menos actuales a secas... pero en otros todavía se vive en los sesentas, setentas y ochentas del siglo pasado. Ugh.

El blog de referencia lo encuentran por acá (todo en inglés). Y los trapitos que lucen las protagonistas son una delicia en muchos niveles.

6 comentarios:

Carmen Tye dijo...

Aunque uste mi querida amiga si le da una visitadita las oficinas del IMSS... ISSTE u alguna otra dependencia gubernamental te daras cuenta que Mad Man les viene grande en ergonomia!

Si he visto la serie, es padre a veces un poco fuerte en sosobras.. Pero que serie no te pone a comer las uñas de repente?

Besitos!

paularincones dijo...

Yo creo que los escenógrafos de la serie no están bien informados y por eso ponen máquinas y muebles que no van con la época en que transcurre la serie. No me imagino que pueda ser de otra forma (échate mi carga de sarcasmo).

Yo no soy pro fashion, pero sí me gusta mucho la ropa que se usaba en los 60's... las faldas me matan. Ojalá vuelva esa moda!

Roy Gómez dijo...

Me gusta, me gusta, me gusta, eres la neta. Desde las primeras lineas no paré de leer. Bonito blog.

Xochilt Lanezi dijo...

mientras te leía no dejaba de pensar en eso con lo que concluiste: que posiblemente en las oficinas mexicanas llevamos 10 años de atraso con respecto a la de nuestros vecinos del norte.
siempre es un placer leerte, que pases un lindo finde

Helga dijo...

Yo tengo una debilidad fuertísima por la moda de los 60s y 70s en general, supongo que porque mi mamá y mis tías me heredaron un montón de ropa de esas épocas (algunas de mis selecciones favoritas las sigo usando hasta la fecha, ese era poliester del bueno y no del de ahora, jajajajaja).

En cuanto a la máquina de escribir, yo creo que ha de ser algo de todas las secundarias, a mi también me tocó una igual y fue a principios de los 90s (y había otras todavía más antiguas en el salón que me encantaban por pintorescas :P).

Kishiria dijo...

La oficina de mi papá, A FINALES DE LOS SETENTAS era idéntica, me inclino a creer que el modelo corporativo formal, anterior a los atroces cubículos de aglomerado hoy en día, se estacionó durante décadas en el estilo refinado de esta época.

Adoro la serie, es genial

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...