septiembre 08, 2010

Totalmente... what???

Recientemente me di una vuelta por El Palacio de Hierro, tienda en la que no compro desde hace años. Para mí se ha convertido en un lindo museo, a donde acudo de vez en cuando para maravilarme con ¡Burberry!, ¡Pineda Covalín!, ¡Carolina Herrera!, ¡Vuitton!, ¡Michael Kors! et al. Todavía no me atrevo a probarme la ropa que no alcanzaría a comprar ni empeñando mi alma al chamuco, pero gozo de esos momentos de evasión fashionista.
Todo iba bien hasta que pasé por la sección de zapatos, donde, muy modositos y bien portados estaban estos ejemplares (bueno, no conseguí la imagen del modelo exacto, pero por aquí va la cosa):
Ballerinas de Salvatore Ferragamo... a $2,500.00 pesitos mexicanos... ¡Y son de PLÁSTICO! Aclaro que el par que ví estaban más monos que los de la foto, en tono mate con moño de listón y todo, ¡pero eran de plástico!
Me cuesta trabajo creer que alguien compre unos zapatos de plástico por ese precio. Digo, mucho Ferragamo, mucho Made in Italy, pero se me hace que la patita suda igual con estos cacles que con los Made in China que abundan en nuestros mercados y tianguis. Palabra que solté una carcajada al ver el precio. Mejor reir que llorar.
La verdad no entiendo cómo o de qué se sostiene El Palacio desde que se volvieron tienda de diseñadores. Supongo que venden bien en los departamentos de muebles, niños, caballeros, etc., porque en verdad os digo que la ropa y accesorios para dama están inalcanzables. Pero lo que me sorprendió más fue ver, durante mi parada para el cafecito de rigor, a gente (mucha) que salía de la tienda con bolsas y bolsas de compras. ¿Pura tarjeta de crédito? Espero que no, sinceramente me alegro de que haya gente con el poder adquisitivo para ser totalmente palacio.

Por otra parte, los diseñadores también tienen lo suyo. Así como los sucesores del signore Ferragamo nos quieren ven la cara de turista con chanclitas de plástico, Marc Jacobs en su calidad de diseñador de Louis Vuitton nos regaló el año pasado esta joyita:
¿Qué les recuerda? ¿Será una broma que Marc comparte con nosotros, una crítica a la industria de la moda... o se está burlando de sus propios consumidores?

4 comentarios:

Carmen Tye dijo...

Conozco a mas de un@ que todo con el poder de la firma tan facil.. Y mas si es de esas tiendas!

Estan medio chuscos los modelos no? y ni que decir de los precios..

con el calor de por aca... no quiero ni imaginarme esos zapaticos..
Besitos

Helga dijo...

Pues confieso que tengo tarjeta en el Palacio y que vivo en el constante temor de que me la cancelen por falta de uso, jajajaja.
Deja tú que las cosas estén caras, a pesar del precio me las ingeniaría si hubiera algo que me llama la atención en medida suficiente, en fin, supongo que no soy el mercado meta :S
Seguiré gastando mis quincenas en Liverpool :P

Xochilt Lanezi dijo...

jajaja, como me hiciste reir! Tienes razón que esas chanclas te hacen sudar los pies igual que unas calzaletas, es solo plástico.
yo también me he metido unos sustos al recorrer algunas tiendas exclusivas de Madrid, el otro día anduve por la "milla de oro" y me quedé ojiplática; pero lo sorprendente es que sí hay gente que se lo puede permitir,

Kishiria dijo...

urghh, yo crecí con la idea de que solo las personas dedicadas al servicio doméstico salen con zapatos de plástico a la calle.

Y que gastar más de 500 pesos en un par de zapatos no es decente...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...