febrero 05, 2009

Checos, chilenos y chilangos 2

La aldea global encapsulada que habita mi casa sobrevivió su primera semana de convivencia, aunque no sin percances. Lamento reportar un caso de gripa (ya casi curado) y un pequeño accidente que requirió visita al hospital y tres puntos de sutura en una mano. Y una fuga de agua que afectó justamente la habitación de los huéspedes. Nada grave, pero son el tipo de cosas que NO le deberían pasarle a los visitantes.
La segunda semana se reporta sin contratiempos más allá de las tropicales asoleadas y las piernas cansadas por subir y bajar pirámides, cerros y vehículos turísticos.
Por lo que respecta a los hábitos alimenticios, nuestros especímenes han logrado un sano equilibrio, con un gourmet carnívoro moderado que tiene la gentileza de cocinar versiones sin carne de sus platillos para la facción vegetariana de la casa. Y los que estamos tratando de cuidar la línea andamos tan acelerados que no ha sido difícil moderarse al comer (porque casi no hay tiempo para ello).
En cuanto al idioma, es realmente divertido escuchar la mezcla de español-checo-inglés y un poco de alemán que utilizamos para comunicarnos... aderezado con señas y muestras en vivo (¿cómo le explico lo que es un mamey a los checos?). Ahhh, y no hay que olvidar que en checo “sí” se dice algo así como “anó” y frecuentemente se abrevia como “no”, así que no es difícil ver a mis invitados muy sonrientes asintiendo con la cabeza y diciendo “no, no, no”.
Lo bueno de todo esto es que mis neuronitas se están ejercitando en serio para descifrar tanto mensaje contradictorio.
(Eso me recordó que la última huésped checa que tuve en casa hace unas semanas casi no comió a causa de un malestar estomacal, y cada vez que yo le ofrecía algo de comer me contestaba "noooo", ¿no sería que en realidad estaba diciendo síiii y yo no le entendía? Chin.)
Reporto también que el consumo de bebidas ha aumentado enormemente en casa. Los checos beben cerveza que da gusto y también les gusta el vino, así que los almuerzos y cenas van acompañados de respetables cantidades de estas bebidas. Y como están acostumbrados a los aperitivos fuertecitos y a los digestivos potentes, pueden tomar tequila en ayunas para aclarar la garganta y ni siquiera pestañean.
Veamos cómo nos va durante los últimos días de la visita, por ahora Na shledanou!

3 comentarios:

FerGil dijo...

Ja!! Es divertido ese asunto de tener un techo que cobija a múltiples culturas. En alguna ocasión tuve hospedados a un suizo y un sueco, hmm... algo así como una semana, y también se puso interesante. Lo bueno es que los dos hablaban un excelente inglés entonces la barrera de comunicación fue menos ruda.

Gabriel Gray dijo...

Vaya diversidad cultura se encuentra haya, hasta se me antoja una buen comida como un buen trago (sin excesos), en verdad conocer cosas nuevas te hace la vida mas interesante.
Que te alivies de tus malestares y cuídese que el clima esta realmente loco.

Gabriel Gray dijo...

Otra cosa, bienvenida a este mundo paralelo, cualquier cosa o pregunta sobre esto de blogs, déjame un comentario en mi blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...