diciembre 07, 2009

La Sra. Scrooge ataca de nuevo

“¿Y cuándo empiezas a poner las cosas de Navidad?” La pregunta surge año tras año en los primeros días de Diciembre. Y la respuesta al mundo siempre es la misma: nunca empiezo a decorar antes del 20 de este mes. Incluso he llegado a hacerlo por ahí del 23 en la tarde. Pero internamente la respuesta es otra: este año no quiero decorar. La verdad, casi nunca quiero decorar. No, no y no.
Hace ya algún tiempo que me debato entre la modalidad de Sra. Clos y un híbrido Scrooge-Grinch que se apodera de mí por estas fechas. Me encantan los arbolitos decorados, los nacimientos y las esferas... pero en las casas de mis amigos y en los centros comerciales. La escarcha me da comezón nomás de verla, la nieve de unicel me parece una aberración, los gnomos vestidos de verde están como para darles un patada... Y año tras año cedo a las presiones y salen las mismas series de foquitos, las mismas ramas de pino sintético, las mismas figuras de siempre. Lo peor es que tengo un revoltijo de diferentes cosas adquiridas a través de los años y procedentes de diferentes casas y familias, muchas de las cuales no combinan entre sí (las cosas, no las familias). Y desde que vivimos en una casa, los objetos que llenaban de “espíritu navideño” mi anterior micro-departamento aquí se ven perdidos y hasta medio tristes. Tristes y medio, en realidad.

El año pasado compramos un mini-pino en maceta y lo decoramos con mini-luces y mini-adornos. Se veía simpático, pero el pobre no sobrevivió para este año. Me niego a comprar otro, ni se diga de participar en el triste ritual de tener un árbol alguna vez vivo muriendo por segunda vez en mi sala.

Además, está el tema espiritual. Mi enfoque religioso ha cambiado desde las épocas en que ponía alegremente el nacimiento (con aquel San José de manita quebrada que nunca reparamos) en compañía de mi abue, así que me siento un tanto hipócrita al tratar de celebrar un acontecimiento espiritual que ya veo con otros ojos. Respeto enteramente la tradición que priva entre mis amistades y familiares... pero simplemente las cosas han cambiado para mí. Meses después de la muerte de mi amá puse como siempre el nacimiento en su honor... y la experiencia fue de lo más triste que he vivido. Desde entonces el "misterio" (así le decimos por acá a la Sagrada Familia) duerme en sus cajitas, esperando a que me decida yo a cederlos a alguna buena alma católica. Y sin embargo no le hago el feo al bacalao y a los romeritos, y este año planeo hacer un “bacalao” de soya a la vizcaína para compartir con las facciones vegetarianas de la casa. Digamos que me niego a perder la parte gastronómica de la Navidad, pero lo demás... hmmm, no sé.

Hace unos años ví en Praga una tienda decorada con haces de ramas secas y delgaditas atadas con moños. Unas lucecitas por aquí y por allá y voilá, ambiente invernal sin ser comercialmente navideño. Tal vez tome ese camino y así me evito estar contestando la terrible pregunta “¿Y por qué no decoraste tu casa para Navidad?” Aunque si el Grinch vence, la respuesta va a ser “¡Porque no se me dió la gana!”.

8 comentarios:

Carmen Tye dijo...

No se si te sirva de apoyo.. Pero cuando empiece a jorobar de nuevo tu diles que tienes una amiga en el meritito norte que muy a pesar de vivir cerquita de los fabulosos marketing masters... Le da flojera disfrazar la casa! este ano soy completamente la sra scrooge! ni siquiera una nochebuena he puesto.. ah...

Besitos

Ale dijo...

...ya somos tresss.... ;D,, mmm... yo me como las papas y aceitunas del bacalao,, mm,, cuscús,, y romerosss,, perdón pero me dió un hambre,, :S...esteee.... mi hermano y yo nos sentamos juntos en las fiestas navideñas para poder camuflajearnos entre los católicos,, jiji,,,como celtas, festejamos el equinoccio de invierno... pero me ha pasado que vá y se sienta conmigo algun sacerdote amigo de la familia.... así de graves están... pero,,, festejo que las personas se ponen amorosas y quieren perodonar y blablabla... besotesss...

huachimingo dijo...

yo este año sere totalmente jewish... el 11 comienza en Januka, 8 dias de regalitos tienen emocionadas amis hijas... pero de arbolito, esferas, colacion, santa y luces ni nada... este año me ahorro una pasta q se va en todo eso... eso si los buenos deseos y el amor para todos a la orden del dia...
un bso sra. Scrooge...

Özer dijo...

Je je, nos estamos juntando... ¡la rebelión anti-Claus comienza!

Martín Arceo S. dijo...

Espero que no me tomen por troll, pues a mí me chifla Navidá y todo lo relacionado...
Pero me llama mucho la atención que la gente que considero pensante la abomina.
Chingá, a fe mía, a veces viene bien desconectar el cerebro y dejarse llevar por nieve falsa, la historia de un niño que era dios y regalitos pa todos.
Sí, está el rollo del consumismo, la vendimia y sidra santaclós que trae como regalo burbujas de sabor...
pero ver los ojitos de una princesa que recibe de un ser mágico vestido de rojo muñecas de princesas, no lo cambio por toda la sabiduría ni toda la paz mental.
Para gustos colores, amor y respeto para todos.
¡Feliz Navidá!

Özer dijo...

No hay problema mi querido A, comprendo totalmente la emoción que despierta esta época. Y nunca me niego si me invitan al brindis, o a la cena, o si me dan un regalito (ver wish list en el post anterior).
Con lo que estoy peleada es con en proceso anual de: baja caja-saca esfera-cuelga esfera-mira esfera durante un mes-quita esfera- guarda esfera-sube caja. Año, tras año, tras año... Por lo demás, ¡echen la sidra 'pa acá!

Kishiria dijo...

Hahahaha estoy de acuerdo con Ozer, sí, pones el arbol y los adornos con mucho gusto, en mi caso el arbol se convierte en el juguete favorito de los gatos, además... pero quitar el árbol (sintético, para no matar arbolitos) es un tedio, una labor ingrata, acabas zambutiendo el arbol en su caja, las guirnaldas y las esferas en otra y el amasijo de series de luces lo tiras y dices que mejor compras otras el año que viene... es lo que más me molesta... quitar el árbol

Xochilt Lanezi dijo...

este año tampoco he puesto nada, y todavía no me decido si lo haré o no. Tampoco me emociona mucho la idea puesto que termina siendo un ritual sin mucho sentido; pero sigo buscando mis motivaciones así que cuando logre aclararme en mis ideas tomaré la decisión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...