abril 19, 2010

Alter Ego

Leí en el blog de So y en la revista de Oprah sobre las compras aspiracionales, aquellas que hacemos pensando en que por tener este u otro artículo, automáticamente nos convertiremos en otra persona. El caso clásico es la bicicleta fija: la compramos porque voy-a-hacer-ejercicio-todas-las-mañanas y acabamos colgando las toallas sobre ella. Díganmelo a mí. Oprah escribe sobre su limpieza de clóset (su clóset es del tamaño de mi primer departamento) y de las pequeñas y elegantes bolsas que compró por que quería ser de las ladies who lunch, o sea señora pipiris nice. En realidad es una gran ejecutiva y como tal necesita una bolsa enorme que le sirva también de portafolios. Así que las bolsitas se quedaron sin usar.
Como yo soy muy frugal (léase medio coda) no suelo hacer compras de ese tipo, pero en mi imaginación constantemente hago escenas aspiracionales. Sueño despierta, pues. Veo algún lindo vestido en una tienda y me imagino en una cena romántica con mi media toronja en algún restaurante exclusivo. Veo el smartphone del momento y me imagino usándolo para contestar correos importantísimos desde algún lugar exótico. Veo los zapatos con tacones vertiginosos y me imagino bailando un sensual tango con ellos (bueno, con pareja, pero usando los zapatos). Pero la realidad es que no asisto a restaurantes exclusivos, ni tengo que contestar correos importantes cuando estoy lejos de mi compu, ni bailo tango... mucho menos con altísimos tacones.


(Aparador de Van Cleef & Arpels, Nueva York. Tomada desde leeejos.)

Pero los sueños me preparan para la realidad. Hace algunos meses, cuando ya había bajado algunos kilos me aventuré a las Grandes Baratas y me probé bastante ropa. Me encantó un vestido camisero, acinturado y con falda amplia, de color amarillo. La mano de mi admirado Isaac Mizrahi se nota en los modelitos de la muy cumplidora marca Liz Clairborne, una de mis favoritas. Salí del probador para lucir el vestido ante mi acompañante de ese día, chica joven que me conoce muy bien. “Está lindo, ¿pero cuándo te lo vas a poner?”. Cierto. Doloroso pero cierto... en esos momentos. Pero no me importó. La aspiración ganó y compré el vestido, y lo he usado constantemente en diversas salidas con amigos y familia. Yo. Saliendo. Constantemente.
Cada fin de semana voy al supermercado y hago la compra rutinaria. Siempre ando de bolsa al hombro, con ropita adecuada al clima y mis accesorios de costumbre. Un día me vi reflejada en algún vidrio... y me gustó lo que vi. Soy la mujer que quería ser de niña, cuando soñaba y jugaba con las bolsas y los collares de fantasía de mi mamá. Soy mis sueños. Mi alter ego y yo somos felices, con o sin smartphone.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Grace, en verdad de te digo, junto con una mujer que es más sabia que yo, que una persona es feliz cuando siquiera se parece a la persona que se imaginaba de niñ@.
Yo soy feliz, y espero que tú lo seas siempre.
-A

Xochilt Lanezi dijo...

curiosamente yo también leí ese post del blog de So, pero me encanta más este giro que le has dado tú.
Me encanta venir a leerte, siempre me haces reflexionar.

Kishiria dijo...

Me gustó mucho tu post, en efecto hay cosas que no tienen ni caso comprar, como un vestido de 15,000 pesos si una no va a cenas de gala, pero, hay marcas que tienen piezas muy bonitas y más cotidianas y claro, un buen corte de ropa se nota

So dijo...

Ah! que gran post!! efectivamente mejor que el mío!!
a mi me pasó al revés, de niña soñaba con usar tacones y vestidos vaporosos. Ahora que estoy adulta, me descubro no aguantando los tacones y demasiado friolenta para los vestidos. Los cuarentas me sorprenderán de sudadera y tenis. Pero eso si, muy feliz!

Helga dijo...

La visualización es super poderosa, dicen que equivale a hacer las cosas por primera vez y así cuando ya las haces realmente salen mejor porque para el cerebro ya es la segunda.

A mi me gusta tanto soñar despierta, muchas veces me tardo varios años en llegarle a mis aspiraciones pero es genial; y aunque nunca hago planes formales me dan un buen esquema general de cómo quiero mi vida :D

Özer dijo...

Mil gracias a todos.
Y So, ya me hiciste sonrojar ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...