mayo 18, 2010

Cuentos de terror

Suelo tomar un autobús cuando voy al D.F. Desde hace años los vehículos cuentan con pantallas de TV en las que se proyectan películas, las cuales van desde churros gringos hasta exitazos de taquilla. Por lo general voy leyendo o tejiendo, pero a veces me llama la atención la peli. En mi último viaje me tocó ver Coraline y la Puerta Secreta. Y no, no me gustó nadita. Adelante, ya oigo los reclamos de los incondicionales de la animación y el stop motion, pero aclaro que, técnicamente, la película es impecable. Mi problema es la historia: Por lo que entendí entre que me enchinaba la pestaña y organizaba mi itinerario para día, se trata de una niña cuyos padres no le hacen mucho caso, ocupados como están en sus grises vidas, y la chica encuentra un acceso a un mundo paralelo donde una pareja de padres con ojos de botón cumplen con todos sus sueños y caprichos. Claro, después resulta que la mamá sustituta es una terrible bruja con un plan maldito para, literalmente, chuparle la vida a la niña... pero nuestra pequeña heroína acabará con la bruja (sorry por el spoiler), redimirá a unos pequeños fantasmas y salvará a sus padres.

No me gustó el hecho de que la historia perpetúa las ideas de: a) los niños como seres brillantes e incomprendidos, b) los adultos como seres indolentes o francamente estúpidos, b) la buena vida como una tentación que lleva al infierno, c) los niños como salvadores de sus padres quienes, además, ni siquiera se dan cuenta de que fueron salvados. Y todo esto aderezado con una última media hora llena de imágenes de excelente factura pero sinceramente macabras.
Desde las leyendas de la Europa medieval y hasta Walt Disney, pasando por los hermanitos Grimm, se ha mantenido la idea de que hay que asustar a los niños con cosas terribles para que entiendan que su vida no es tan mala como creen, y que tienen que portarse bien para evitar la tortura, la mutilación, el asesinato de sus seres queridos o su propia muerte horrenda y prematura. Hay toda una industria de “entretenimiento” alrededor de esta premisa. Tal vez estoy exagerando, pero en verdad me alteró la tal Coraline y su mundo de padres obtusos y brujas-araña duras de matar. Y sí, creo que tengo que estar mal en mi apreciación, porque varias personas me habían recomendado la película como una obra pre-cio-sa. Lo cierto es que me dejó con los nervios de punta por el resto del día.

Memo para mí: no olvidar los audífonos al viajar en autobús foráneo, siquiera para cerrar los ojos e ir oyendo musiquita.

4 comentarios:

Ale dijo...

...... no la he visto,,, pero,,,sí,, es una contante... te cuento,, (cóomo te cuento cosas) ,, desde niña,,, no me gusta "el Chavo"... ¿¿como puedes disfrutar que un niño viva en la calle y sea coscorroneado??? chin..... los simpson son un amor....... casi...

¿¿¿que onda con el estanque????,, te doy mi mail... mandame uno para pasarte ¡¡¡mi carpeta de estanques!!! ¿¿¿eh??

alejanndrag@hotmail.com


besitossss

Paula dijo...

Yo tampoco la he visto y también me la han recomendado mucho, aunque más como una historia para adolescentes que para niños.

Lo que yo sé de los cuentos infantiles es que están hechos para que los niños vean que aunque hay cosas que les dan miedo, al final no pasa nada (a los cochinitos no se los come el lobo, Aurora no muere por pincharse con la rueca, Shrek se casa con Fiona después de estar a un beso de perderla) La verdad es que a mí me aterraba un poco que los cuentos para niños tuvieran giros tan macabros, pero ahora que veo a Sabri con sus miedos me hace más sentido.

Besitos y si algún día la rento te platico qué me pareció.
paularincones

Pequeña capitalista dijo...

Yo me jeté la mitad de la película y eso que era en pantalla gigante... no sé si estaba muerta de sueño o nomás no me gustó jajja

Diana (huachimigo) dijo...

Hola Luz,
q te digo yo y Miguel nos hemos aventado toooodas las peliculas "de y para niños" o almenos asi las anuncian algunas como es el caso de Caroline, que la vimos en el cine, en esa pantalla que tiene el ancho y largo de varios elefantes, fue una experiencia verdaderamente cruda, aterrorizante la sensacion que nos quedo no solo a los adultos sino tambien a las niñas, la vision de la madre (bruja) ofreciendo la bolsita de costura con botones, aguja e hilo es aun escalofriante. En el cine tienes opcion de levantarte y salir de la sala pero en un autobus? deberian ser mas cuidadosos al elegir que tipo de pelicula pondran x 1 o 2 horas a su clientela no crees? Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...