enero 24, 2015

Otro año, otra vez

Navegando por ahí me enteré de la cantidad de blogs abandonados que languidecen en los rincones del ciberespacio, olvidados por sus creadores e, inevitablemente, por sus lectores. Por supuesto que no recuerdo la cifra, pero estoy segura de que es enorme, pues me sorprendió al momento de leerla.

Durante casi un año este blog engrosó las filas de los ninguneados (dicése del sujeto desantendido y que parece invisible). Vuelvo a leer las últimas entradas y los sucesos que narré en ellas me parecen absurdamente ajenos, aunque en su momento me hayan parecido relevantes, o por lo menos curiositos. Algunos estamos condenados a mirar atrás y ver nada más la banalidad de nuestras vidas. Temo que un porcentaje muy alto de la población mundial transita su existencia así, cambiando momento a momento sin notarlo, aplastados por lo que parece una monolítica rutina.

Y aún así, veo estos últimos 12 meses y la avalancha de sucesos también me aplasta: enfermedades, apuros económicos, malas y buenas noticias familiares, aprendizaje dentro y fuera de las aulas, más enfermedades, un tratamiento de ortodoncia que ha modificado algo más que mi apariencia y mis ahorros... y la dolorosísima experiencia de ver, ahora sí de frente y sin tapujos, la horrenda situación que impera en mi país desde hace tanto tiempo y que no parece tener fin.

Muchas gracias a quienes siguieron (y espero sigan) visitando estas páginas y dejaron comentarios durante mi ausencia, los cuales me conmueven y me animan a seguir dando lata por aquí.

El espanto nos ha unido en estos meses, tanto en México como en el mundo. Ojalá, siempre ojalá, que cosas mejores nos unan más adelante.

Mientras tanto, aquí seguiremos hablando de pura frivolidad, como nos gusta.

Saluditos para todos, ¡y gracias por sus visitas!


6 comentarios:

Mar dijo...

Que viva la frivolidad, de aqui soy hasta que dure!!!
Es siempre placentero leerte, ese toque que tienes para escribir, sin duda se aprecia!

Lanezi dijo...

Opino lo mismo que Mar, disfruto mucho con tus entradas, me hacen reflexionar sobre asuntos que de otra forma ni pondría atención.
Qué gusto tenerte de vuelta.

Anónimo dijo...

¡Qué bueno que volviste! Me preocupaba no verte por aquí. En tu ausencia he venido con frecuencia a ver si habías regresado, con excepción de la última semana que fallé, debido a un problema dental. Hoy precisamente me sacaron un diente, de los de enfrente, a simple vista se veía bien, muy sano, pero tenía una grieta en un lado que me causó un absceso. No me gusta como me veo, aunque inmediatamente me pusieron un puente. Pero lo menos ya no tengo que preocuparme por la infección, No sé que procedimiento tendrías, pero espero que pronto te sientas bien, lo importante es, que estás vivita y coleando.
Da tristeza saber lo que está pasando en México y no poder hacer nada.
Yo también disfruto leyendo tu blog, que me hace sentir más cerca de México.
saludos
Meximissus,
Alberta, Canadá

Verónica García dijo...

Oh!! Gracias Dioses del Olimpo... o de donde quiera que esten
Me gusta leerte y se te extrañaba
Aqui seguimos

Josep Mendoza dijo...

Ya te extrañaba leer, tu punto de vista de muchas cosas me encanta, ojalá que sigas escribiendo más seguido, hay que retomar el habito, y la frivolidad siempre va bien ante todo.

Anónimo dijo...

No sabes el gusto que me da saber que dentro de lo que cabe estás bien. Después siempre es un placer para mi leer tu blog, como comentas este mundo esta bastante atribulado como para que tuvieras abandonado tu blog.
Es muy bueno.
Por favor sigue escribiéndolo y ya no nos tengas tan abandonados.
Magdalena Oropeza

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...