noviembre 23, 2010

Ya llegó, ya está aquí

La estuve esquivando durante años con diferentes grados de éxito. Se aparecía sobre todo en las mañanas al levantarme, al mes de haberme pintado el pelo y ocasionalmente después de las actividades físicas excesivas. Pero desde hace algunas semanas se presenta a diario, sin tregua, con su apariencia cansada e insistente. Ayer la ví en forma de bolsas bajo mis ojos que ni mi nueva crema-hipercorrectora-superrefrescante-de-última-tecnología pudo borrar. ¿¿Quién es esta fantasmal presencia?? ¡¡LA EDAD!!
(Observen mi reacción ante esta revelación)


Ya no puedo escapar. Tengo algunos más que cuarenta años y se me notan. El tinte de pelo ya no me cubre por completo las canas, a menos que use un tono muy oscuro que sólo incrementa la palidez creciente de mi rostro. Ciertos colores simplemente ya no me van, sobre todo al usarlos cerca de la cara. Las ojeras están ahí desde hace años, pero ahora se complican con arruguitas y una cierta hinchazón que ayer no estaba. Después de años de bajarle el voltaje al maquillaje ahora resulta que TENGO que usar a diario algo de delineador o rímel, so pena de que mis ojos se vean tristes, tristes. Hago ejercicio y me siento muy bien, pero percibo una cierta rigidez que, de nuevo, AYER NO ESTABA AQUÍ. Yo, que abogo por la sencillez y la no-complicación, ahora tengo que hacer más y más cosas para verme medianamente presentable en el día a día.

¿Que los cuarentas son los nuevos treintas? Estoy totalmente de acuerdo, pero las ciudadanas de a pie y con recursos limitados no contamos con el tiempo ni el billete para vernos como Demi Moore. Después de todo, mi cuerpo es mi vehículo, pero no soy mi cuerpo. Entre la casa, el trabajo, la familia, la salud y la diversión, las cremas y los tratamientos pasan a segundo, tercer o cuarto término. Estas arrugas bajo mis ojos son prueba de que he reído, estas canas me hablan de mi herencia de "cabecitas blancas" en toda la familia (¿y por qué no saqué también los genes flacos y de ojos verdes?). Los cambios me dicen que la vida sigue y que estoy aquí, viviendo lo mejor que puedo. Aunque, en honor a la verdad, esta semana he tenido la fantasía de cortarme el pelo casi a rape y dejar que la naturaleza siga su curso, pues tras década y media de tintes me pregunto cómo tendré la cabellera realmente. Pero nooooo, todavía noooo. Sobre todo considerando que a pesar de que mi esposo me lleva bastantes años, apenas tiene unas cuantas canas en su cabeza el ingrato.

7 comentarios:

Carmen Tye dijo...

Te acompaño en el viaje!

Comparto con que todas llevamos una Demi Moore dentro, solo que no todas tenemos la lana para sacarla a pasear! 8-)

Seguiremos probano maquillajes y tintes que no nos dejen de lado!
Hurra!

Besitos

Meximissus dijo...

Si los cuarenta son los nuevos treita, yo ando en los cincuenta y las arrugas me tienen sin cuidado. ¿Porqué? Simplemente porque cuando me veo en el espejo, lo único que veo es un cutis terso en el cual los años no han hecho estragos.

¿Seré parienta de Dorian Gray, y en las profundidades del sótano, tengo un retrato que revela toda mi fealdad? No, no, es la miopía, que en la edad que tengo es una bendición ya que no me permite ver el paso de los años reflejado en mi rostro cuando me veo en el espejo, y me hago la ilusión que todo sigue igual.

Uno truco para verse jovén y con el cutís de colegiala en una fotografía, es tomarla en la posición decúbito supina. ( Siempre tuve ganas de usar esa expresión, pero no se había ofrecido la ocación).
Saludos desde Canadá

sacramento dijo...

Todas nos sentimos así alguna vez..., pero no te pasa que a veces también te levantas y te ves más joven.
La edad no existe por dentro y es dificil reconocer a la persona del espejo; aunque nosotras somos nuestros peores enemigas.
Un abrazo y muchas, muchas gracias por tu comentario.

Xochilt Lanezi dijo...

eso mismo pensaba la semana pasada, al notar que a mis productos de belleza básicos (limpiadora, tónico e hidratante) ya tuve que agregar crema para las manchas, para las líneas de expresión y para los ojos.
Y la lista crece y crece.

Ale dijo...

huyyy.. yo soy de agua y jabón.. sii ya se que es malo,, pero a los 30 dije que iba a comprarme una crema,, y nada,, a los 40 también... y ya me la compré.. esta re bonito el bote.. jaja.. "la edad se calcula en el brillo de la mirada" ... ohhh... brindo por ello con un licuado de los tuyos.. ¡¡ riquísimooo!! gracias por la receta.. el mariado & me

Ale dijo...

ohhh .. y Boris estudiando las conexiones ;DDD preciosooo

Camila dijo...

Creo que todos nos pasa muchas veces que despertamos con la vitalidad de una persona joven y eso hay que aprovecharlo para hacer muchas cosas. En mi caso me agarran ganas de hacer muchas compras y por eso recientemente he invertido en unas impresoras laser

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...